La jugada de Cristina Fernández de Kirchner para mantenerse en el poder

La jugada de Cristina Fernández de Kirchner para mantenerse en el poder

Luego de la derrota electoral, la vicepresidenta no cesa en sus intentos de retener la centralidad de su poder dentro del oficialismo y apela al acercamiento con otros actores del peronismo.

MDZ Política

MDZ Política

Luego de la derrota electoral del Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner viene manteniendo un bajísimo perfil público y limitándose a enviar mensajes por sus redes sociales. Sin embargo, la vicepresidenta no cesa en sus intentos de retener la centralidad de su poder dentro del oficialismo y apela al acercamiento con otros actores del peronismo.

Aunque la remontada en el conurbano bonaerense le evitó una paliza en la provincia de Buenos Aires, considerada por el kirchnerismo como el distrito clave, Cristina Fernández de Kirchner está recluida en el silencio desde el 15 de noviembre, y a diferencia de la posición que tomó luego de las PASO, optó por no causar más inconvenientes que pusieran en riesgo la gobernabilidad de Alberto Fernández.

De todos modos, la vicepresidenta continúa manejando los hilos del poder e intenta reconstruirse como figura central del Frente de Todos, y para eso esgrime una estrategia que incomoda al peronismo más ortodoxo. "Muchos esperaban la continuidad del status quo, es decir, el desorden político absoluto. Y es finalmente lo que está pasando, para desgracia del peronismo", advirtió anoche el periodista Beto Valdez en el programa Somos nosotros, del canal LN+.

A ese escenario hay que sumarle un ingrediente fundamental: cierta pérdida de centralidad política de Cristina Fernández de Kirchner. "En función de que aparece como la más perdedora, la vicepresidenta llama por teléfono a intendentes y gobernadores para rosquear. También empezó a dar una especie de okey al acuerdo con el FMI, lo cual tampoco significa absolutamente nada", añadió.

Cristina Fernández de Kirchner juega al rosqueo político con gobernadores e intendentes del PJ.

Por otra parte, Valdez comentó que "Máximo Kirchner está muy mal con Alberto Fernández", a quien el líder de La Cámpora "ya no puede ni ver" especialmente tras la derrota electoral. "En privado, Máximo plantea lo mismo que Fernanda Vallejos por Whatsapp respecto del desempeño del presidente y su gobierno", remató.

Otro que volvió al ruedo político más contento que nunca fue Axel Kicillof, que retomó su "incontinencia verbal" insufrible. "Habló cualquier cantidad de tiempo frente al silencio y cara de pocos amigos de Máximo y Sergio Massa", sintetizó el también columnista de MDZ sobre la reunión que la triada mantuvo ayer con intendentes peronistas y en la cual no se habló de la reelección indefinida.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?