Cómo cuidar las plantas con café y aspirinas

Cómo cuidar las plantas con café y aspirinas

La paisajista Mona Caballero comparte dos “remedios” caseros para que las plantas de tu jardín o balcón crezcan más fuertes y sin insectos. El paso a paso para hacerlo en casa. 

Esther Cano

¿Cómo lograr que las plantas de nuestro jardín o balcón crezcan más fuertes y sin hongos ni insectos? Dos productos que utilizamos en la vida cotidiana pueden ser nuestros aliados: el café y las aspirinas.  

El café ahuyenta hormigas, caracoles y babosas. Además genera un olor que no les gusta a los gatos, lo que impedirá que escarben la tierra. La aspirina protege a las plantas frente a microorganismos y diversos hongos. Pero ¿cómo se le pone aspirina a las plantas? Mona Caballero, paisajista y creadora de @verdekko nos explica todo el detalle para hacerlo en casa. 

“Lo que hay que hacer es diluir una aspirina en un litro de agua dentro de un rociador. Si es de lluvia o agua destilada, mucho mejor. Dejarla reposar un par de días y rociar las flores, semillas y plantas”, explica la experta. 

Un estudio de la Universidad de Rhode Island confirmó que el ácido acetilsalicílico que contienen las aspirinas, funciona para prevenir hongos en las plantas y funciona como protector y potenciador del crecimiento. “Si estás haciendo huerta de semillas también se recomienda rociarlas con este preparado antes de plantarlas. Colocar las semillas sobre papel de cocina, rociarlas y de ahí a la tierra. Así se ponen más potentes”, asegura la paisajista.

Lo que hay que hacer es diluir una aspirina en un litro de agua dentro de un rociador. Si es de lluvia o agua destilada, mucho mejor. Rociar flores, semillas y plantas.

Otro detalle importante para el cuidado de las plantas en momentos de mayor temperatura es aumentar la frecuencia de riego, que debe ser dos veces por día. 

“Cuando hace mucho calor el agua se evapora más rápido. Por eso hay que regar más a las plantas en épocas en las que el sol  está muy fuerte. Se recomienda regarlas por la mañana, y volver a rociar sus hojas a última hora del día”, explica Caballero. 

La gran cantidad de minerales y nutrientes del café, hace que sea perfecto como fertilizante, y abono de la tierra, para enriquecerla.

Con respecto al café, es perfecto como fertilizante, y abono de la tierra, para enriquecerla. La gran cantidad de minerales y nutrientes como nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y magnesio, que contiene el café sirven para nutrir el suelo de tus plantas. 

Otra de las ventajas es que en los casos de los suelos más maltratados, ayuda a aportarles una mayor esponjosidad y mayor estructura. 

Pero ¿cómo hay que utilizarlo? Una cosa a considerar es que es clave hacer una mezcla pareja de borra de café y tierra. El exceso de café puede acidificar el suelo. “El café debe estar usado y seco. Se agrega después del riego directo sobre la tierra”, explica la creadora de Verdekko. 

Prueba estas alternativas caseras en las plantas de tu balcón y jardín y rápidamente verás los resultados. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?