Cinco claves para sumar más fibra a tu alimentación y vivir mejor

Cinco claves para sumar más fibra a tu alimentación y vivir mejor

La nutricionista Araceli Vallone nos comparte consejos para sumar más fibra a nuestras comidas. Esto tiene muchos beneficios: ayuda a la digestión y previene distintos tipos de cáncer.

Esther Cano

Todos sabemos que para vivir más y mejor debemos llevar adelante una vida más saludable. Y en este punto la alimentación cumple un rol fundamental. Somos lo que comemos. Pero muchas veces a pesar de que entendemos la importancia de una alimentación saludable, no sabemos cómo incorporar nuevos alimentos al consumo de todos los días.

La licenciada Araceli Vallone, nutricionista especialista en obesidad,  comparte cinco claves para sumar más fibra a tu alimentación y vivir mejor. 

“El consumo de fibra ocupa un papel central en cualquier plan de alimentación. Actualmente, la recomendación es consumir 25 gramos de fibra por día. Luego se debe incrementar su consumo progresivamente para que no produzca intolerancias gastrointestinales”, aclara la experta, que comparte sus consejos a través de su Instagram @lic.aracelivallone

Aquí algunas claves para tener en cuenta y ponerlas en práctica; con opciones fáciles y ricas que puedes incorporar en distintos momentos del día.

Los beneficios de consumir fibras. “Algunas de las funciones de las fibras son que enlentecen la absorción de glucosa, lo cual es muy beneficioso para pacientes con diabetes y resistencia a la insulina. También estimulan la masticación ayudando a comer más lentamente. Mejoran la microbiota intestinal fortaleciendo el sistema inmunitario. Participan en la prevención de distintos tipos de cáncer”. 

Las legumbres como lentejas, garbanzos, porotos, o arvejas aportan fibras. Es conveniente remojarlas previamente para aprovechar mejor sus nutrientes y mejorar la digestión.

Qué alimentos tienen fibra. “Los alimentos en los que encontramos fibra son: las frutas y verduras, tanto crudas como cocidas (preferentemente con cáscara). También están presentes en las legumbres como lentejas, garbanzos, porotos, o arvejas. Es conveniente remojarlas previamente para aprovechar mejor sus nutrientes y mejorar la digestión”. 

El aporte de los cereales. “También hallamos fibra en cereales en sus versiones integrales como arroz integral, trigo burgol, quinoa, avena, harina integral. El salvado de avena y el salvado de trigo son muy buenas opciones para aportar fibra, son muy económicos y se consiguen en cualquier dietética. Se pueden agregar a licuados, yogures o en rellenos de tartas”. 

Los cereales aportan fibras. Se pueden incorporar perfectamente durante el desayuno o la merienda. El consumo de fibras estimula la masticación ayudando a comer más lentamente. Mejora la microbiota intestinal fortaleciendo el sistema inmunitario.

Cómo sumar fibras en desayunos y meriendas. “Es fácil incorporar fibras en nuestra alimentación diaria. Se puede comenzar el día con frutas o panes integrales acompañados de una infusión con leche. En la merienda utilizar humus de garbanzos para untar alguna tostada de pan integral y tomates cherry es rico y otorga mucha saciedad para llegar sin tanta hambre a la cena”.

Cómo sumar fibras en el almuerzo o cena. “Para el almuerzo podemos combinar ensaladas frescas con una porción de carne o tarta con masa de harina integral y relleno de vegetales. Para la cena podemos preparar una calabaza rellena con cubitos de pollo y trigo burgol y queso por salut gratinado”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?