Google prueba en sus oficinas robots que limpian mesas y clasifican basura

Google prueba en sus oficinas robots que limpian mesas y clasifican basura

Google pone en marcha el proyecto Everyday Robots con el objetivo de formar una convivencia con los robots y los empleados.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

Con el gran avance de la tecnología en los últimos años, los robots adquieren cada vez más demanda y se convierten poco a poco en una “compañía” diaria del ser humano. Aunque los primeros robots son para asistir al humano como los que está probando Google en sus oficinas, es posible pensar que cada vez desarrollen más aptitudes para otras tareas.

Los robots que está probando Google como parte del proyecto Everyday Robots asisten a los empleados de la compañía en tareas como limpiar las mesas, desinfectarlas y separar y clasificar la basura.

Esta flota de robots que se desplegaron en las oficinas de Sillicon Valley fueron desarrollados por Alphabet, la compañía tecnológica que agrupa a Google y todos sus servicios y productos.

Estos robots están equipados con un brazo articulado que le permite manipular objetos y herramientas, junto a una cámara que le otorga un sentido de percepción del entorno. También cuenta con una serie de sensores. El prototipo de Everyday Robots puede desplazarse por los pasillos de una oficina y realizar sus tareas de limpieza de forma segura, en convivencia con los empleados de la compañía.

El objetivo de Alphabet X con el proyecto Everyday Robots busca generar un proceso de aprendizaje fluido, donde los robots puedan comprender una demostración realizada por humanos u otros robots. De este modo, los prototipos comenzaron a separar los desechos para reciclaje, una tarea que por ahora realizan de forma lenta.

Prototipo de Everyday Robots separando y clasificando basura.

Según Hans Peter Brøndmo, director jefe del área de robótica de Alphabet, existen más de 100 versiones diferentes de este tipo de robot para realizar diversas tareas en las oficinas de Alphabet. El gran objetivo de Google apunta a promover el desarrollo de esta tecnología en entornos reales, sin interferir ni afectar a los empleados de la compañía durante las pruebas.

A su vez, los robots de este proyecto pueden intercambiar sus tareas sin problemas. “El mismo robot que clasifica los desechos también puede contar con una escoba para barrer, o utilizar su pinza para agarrar los vasos de una mesa y girar el picaporte de la puerta”, comentó Brøndmo.

Por el momento, estos robots trabajan solo en las oficinas de Google, en San Francisco, y llevarán años de desarrollo para que lleguen en algún momento a los hogares.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?