La inflación no tiene límites: cómo proteger los ahorros

La inflación no tiene límites: cómo proteger los ahorros

La inflación en 2021 superó el 50%, y muchos ahorristas comenzaron a buscar alternativas de inversión para no perder tanto poder adquisitivo.

Inversor Global

Inversor Global

Recientemente, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dio a conocer las cifras de inflación correspondiente a diciembre de 2021 y, por ende, de todo el año. Del reporte se desprende que los precios aumentaron un 3,8% en el último mes y un 50,9% en los doce meses.

Ante este desolador escenario, miles de argentinos buscan la forma de proteger su capital para poder mantener, parcial o totalmente, el poder adquisitivo. A continuación, las cuatro alternativas más viables.

Dólar

En primer lugar, los ahorristas argentinos pueden optar por dolarizarse a través del dólar MEP, el tipo de cambio que se negocia comprando un activo en pesos y vendiéndolo en dólares, de forma libre y económica.

En este caso, el riesgo es perder contra la inflación en dólares que actualmente ronda el 7% anual, pero aún así sigue siendo menos destructivo que quedarse con los pesos líquidos.

Bonos CER

Por otra parte, también es posible optar por la adquisición de bonos CER, que son instrumentos financieros de deuda que siguen la evolución de la inflación, y distribuyen una pequeña renta extra en algunos casos.

La particularidad de estos activos es que presentan una baja volatilidad y tienen un alto volumen de operaciones en el mercado secundario, aunque no protegen contra una posible devaluación.

Acciones

En caso de tener un perfil más agresivo, las acciones también sirven para proteger de la inflación. Si bien en el largo plazo las acciones argentinas no suelen ser rentables, ya que fluctúan muy violentamente y no gozan de una clara tendencia alcista, en la actualidad los precios están muy deprimidos y existen atractivas oportunidades de inversión.

Cedears

Por último, los ahorristas argentinos pueden optar por comprar Cedears, instrumentos financieros que equivalen a “porciones” de acciones del exterior. Como tales, están desvinculados del riesgo local, siguen la evolución del dólar CCL y reparten una renta periódica en dólares en concepto de dividendos.

Armando una cartera de inversión que contenga un poco de cada activo, la inflación ya no será un problema tan grave y el poder adquisitivo se mantendrá con el paso del tiempo.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?