A cinco minutos del centro los chicos se infectan con barro podrido

En el asentamiento "Nuestra familia es unida", ubicado en Las Heras, viven unas 70 familias. Con cada lluvia las casas colapsan, los pisos de tierra se inundan, los pozos sépticos se desbordan y los predios donde juegan los niños se convierten en pantanos saturados de residuos que amenazan la salud de todos los vecinos. Cómo es vivir al margen de todo a menos de 10 kilómetros de la ciudad.

Avatar del Ignacio de Villafañe

Ignacio de Villafañe

Una postal de pobreza extrema. En el asentamiento "Nuestra familia es unida", ubicado sobre las calles Dorrego y Lisandro Moyano de Las Heras, viven unas 70 familias. Todas bajo condiciones de absoluta precariedad. Allí las casas corren peligro de derrumbe tras cada lluvia y los niños se infectan por la cercanía permanente que guardan con los deshechos.

Según Laura Díaz, presidenta de la Unión Vecinal, los problemas abundan. "Se están cayendo los techos, hay que apuntalarlos con palos, los ladrillos se están comiendo, las paredes ya se caen y los pozos del baño, los que no están llenos, se están abriendo", describe la dirigente del lugar.

Dentro de cada casa, la imagen se repite. En "Nuestra familia es unida" se vivo sobre pisos de tierra y barro húmedo y bajo techos de lona abiertos de par en par. 

"Nosotros estábamos en la pieza cuando se vino el techo abajo", recuerda Joselina Férnandez (27), ama de casa y vecina del barrio. La pieza a la que hace referencia es un pequeño espacio de dos metros de ancho por tres metros de largo, en el cual se encontraba con sus hijos cuando en la sala contigua, durante una tormenta anterior, todo el techo se derrumbó.

El caso de Joselina no es aislado. En la vivienda de enfrente, Andrea Reynoso (25) cría a sus tres hijos bajo una estructura al borde del colapso, sostenida por una columna visiblemente deteriorada.

Asentamiento Nuestras familias unidas

Sin embargo, las casas no son el único problema en este asentamiento ubicado a algo más de cinco minutos del centro mendocino. "Cada vez que llueve se inunda todo esto", comentan desde la Unión Vecinal en referencia al basural que se extiende alrededor del barrio y agregan: "Acá juegan como pueden los niños, y a causa de toda esta basura y toda esta mugre hay gente que está con lastimaduras y granos en la cara porque hay mucha infección acá".

Mirá todos los testimonios en el video.