Cobos, socio clave de Suarez en la recta final a su candidatura

El intendente de Capital consiguió su apoyo en medio de los festejos vendimiales de enero. Ahora, hay felicidad en el cobismo por haber conseguido frenar la carrera del postulante más cornejista (Martín Kerchner) y expectativa por los cargos que pueda capitalizar en la lista radical.  Poco o mucho, es lo que hoy le alcanza al ex vicepresidente, para quien la postulación a gobernador fue apenas un amago.

Avatar del Juan Carlos Albornoz

juan carlos albornoz

Cobos mascarita Suarez

ccobos junto a suarez en una foto no tan nueva, pero premonitoria.

Exactamente hace dos semanas, en esta columna nos hicimos la siguiente pregunta: ¿Julio Cobos será candidato o elector? El ex gobernador, al final, se inclinó por la segunda opción.

Su bendición fue clave para que Rodolfo Suarez se quedara con la candidatura radical para la gobernación. El desenlace mostró con claridad que a Alfredo Cornejo le resultaba peligroso dejar a Cobos a la deriva. Pero también reveló que su candidatura nunca pasó de ser una amenaza.

Quien no estuvo atento a las aparentemente inocuas fotos vendimiales, se perdió datos clave de esta historia, que arrancó oficialmente el 19 de enero. Esa noche, Cobos y Suarez posaron juntos antes de la Fiesta de la Vendimia de Las Heras. También estaba Omar de Marchi, aunque este dato (a la luz de lo que se resolvió ayer) no sea tan relevante como el anterior.

La foto de Las Heras estuvo lejos de ser espontánea. Por el contrario, se organizó con detalle y precisión, a lo largo de días. Era, más que una foto, un mensaje político para Cornejo: Suarez tenía la bendición de Cobos en la pelea por la candidatura a gobernador. Martín Kerchner, no.

Al ex vicepresidente, para ese momento, ya le habían abierto una hendija en el círculo de decisiones electorales del radicalismo. Cobos tuvo en aquellos días una reunión con Cornejo que también sirvió para inaugurar una etapa nueva: en la Casa de Gobierno habían dejado de tratarlo como un enemigo.

Suarez capitalizó todo a partir de estos eventos. Enseguida Cobos prometió que, si él no era candidato a gobernador, le daría su bendición a otro radical.

Con la flexibilidad que lo caracteriza, también había empezado a dejar atrás a De Marchi, con quien se mostró muy cerca durante todo el tiempo que duró el "destierro" al que lo había condenado el cornejismo.

El intendente de Luján pretendía el apoyo de Cobos e incluso alguna vez se ilusionó con una "PASO de tres" (Cobos, De Marchi y el candidato de Cornejo) para dividir al radicalismo y mejorar sus chances.

No tendrá el líder local del PRO ninguna de las dos cosas, porque Cobos, en su último vaivén, se decidió por ser el gran elector radical. El lunes a la noche se sentó a la mesa con el gobernador y Suarez en la residencia oficial de La Puntilla, en la reunión que le puso el moño a la candidatura del intendente de la Capital.

El entorno cobista, hoy, está muy feliz por este desenlace. La opinión de Cobos fue gravitante para imponer al candidato menos cornejista de los dos que habían llegado al duelo final. Y lo será también a la hora de definir el compañero/a de fórmula de Suarez y posiblemente otros cargos.

Poco o mucho, es lo que a Cobos le alcanza.

Temas