La historia de la Virgen de la Carrodilla

La imagen de esta advocación de la Virgen María representa un hito fundamental en la historia mendocina, sobre todo en época de Vendimia. Te contamos como surge esta veneración popular.

Avatar del Federico Croce

Federico Croce

virgen de la carrodilla

EL PUEBLO MENDOCINO AÑO A AÑO ACLAMA A LA VIRGEN DE LA CARRODILLA. | Gentileza

El origen de la tradición se remonta al siglo XVII, cuando Antonio Solanilla, un inmigrante aragonés, oriundo de un pueblito llamado Estadilla, ubicado a los pies de la sierra de La Carrodilla, llegó a nuestra provincia.

Mucho antes, en el mismo poblado, la Virgen María con el niño Jesús en brazos hizo su aparición a dos leñadores que se encontraban trabajando, según cuenta la tradición oral. La Virgen mostraba un ramo de uva en su mano izquierda, representando la abundancia. Después de la aparición, los mineros hallaron una veta de metal que les permitió salir de la pobreza.

De esta manera, la fe creció entre los habitantes de Estadilla y declararon a esta advocación como patrona de la Carrodilla, protectora de las tormentas. El nombre de Carrodilla deriva de carrocilla o carro, en referencia a esta tradición.

La primera imagen fue realizada en Estadilla, a fines del Siglo XVII. El rostro es de roble y las manos y el niño están revestidos de cera de abeja natural.

Cuando Antonio se trasladó a Mendoza, llevaba consigo una imagen de la Virgen e hizo construir una capilla junto a la casona donde vivía, en el límite de Luján de Cuyo.

Siendo la provincia tierra del vino, la virgencita con su racimo de uva en la mano se hizo popular enseguida. Actualmente, la iglesia que aloja a la Virgen se encuentra en Luján de Cuyo.

El 13 de febrero de 1938, se produjo la coronación de la Virgen en una solemne ceremonia y en ese día se conmemora el día de la patrona de los viñedos.

La fiesta que homenajea a la Virgen de la Carrodilla

La Bendición de los Frutos, el acto litúrgico que abre paso al calendario vendimial, es el que venera a nuestra Patrona de los viñedos. En esta ceremonia se agradecen las cosechas del año y se bendicen, para proteger de la piedra, el granizo y las plagas a los próximos cultivos.

Esta tradición religiosa comenzó en la tercera edición de Vendimia. La Paz es el departamento que, este año, albergará a la Virgen de la Carrodilla y la Bendición de los Frutos, el próximo 2 de marzo.

Cada año, en la Fiesta de la Vendimia, también se le atribuye una mención especial, desde 1963 hasta la actualidad.

Temas